Todo se puede aprender
...si se quiere.
Home » » El nuevo MacBook Pro es de lo más potente de 2018 pero sólo si lo metes en el congelador

El nuevo MacBook Pro es de lo más potente de 2018 pero sólo si lo metes en el congelador

23 de julio de 2018 | 20:48

¿Cómo acaba un flamante MacBook Pro de 2018, presentado hace un suspiro, en un congelador? Pues, no podía ser de otra manera, que en un experimento de un 'youtuber'. Pero lejos de ser una gansada a la altura de la que algunos de estos 'creadores' nos acostumbran en esta red de vídeo, esta parece haber sido la prueba definitiva de que algo no marcha del todo bien en la última hornada de ordenadores de la manzana, presentado hace apenas una semana.

Por ponernos en situación, la gran novedad de los nuevos MacBook Pro de 2018 es que la octava generación de procesadores Intel por fin llegaban a los mejores ordenadores de la gama. Es decir, la carrocería se mantenía, el motor cambiaba. Pero sólo en dos casos: los MacBook Pro de 13 y 15 pulgadas con Touch Bar. El resto de los modelos quedaba fuera de esta actualización.




El modelo más pequeño monta un procesador Intel Core de octava generación de cuatro núcleos (i5 de hasta 2.7 GHz / i7 de hasta 4,9 Ghz). El mayor es una bestia con procesadores de seis núcleos (i7 de hasta 2.9 Ghz/ i9 de hasta 4.8 Ghz). Nuevos puntales que, sobre el papel, prometían dar respuesta a una de las demandas de la comunidad de usuarios de los portátiles de Apple: mayor rendimiento. Eso sí, el precio sigue sin ser para cualquier bolsillo: 1.799 euros como precio de salida para el de 13" y 2.799 para el de 15".

Pues bien este brindis parece haberse atragantado a los de Cupertino. Y uno de los culpables de esto es el 'youtuber' Dave Lee. En su canal ha puesto a prueba el nuevo Macbook Pro, el modelo que cuesta prácticamente 2.800 euros, en una prueba en la que sólo ha alcanzado la velocidad prometida si uno mete el mencionado equipo... en un congelador. Antes de hacer eso, en las pruebas que realizó se vio como un MacBook Pro 2017 funcionaba mejor con un i7 que el modelo en cuestión.

Más potente...pero en el congelador

Lee puso a competir estos dos ordenadores, junto a un Gigabute Aero 15, exportando un vídeo de Adobe Premiere. Los resultados sorprendieron y bastante. El más rápido en la tarea fue el Gigabyte Aero 15 que tardó poco más de siete minutos, pero porque, simplemente, juega en otra categoría. En el pulso entre el ordenador de Apple del año pasado frente al de 2018, el primero de ellos consiguió un tiempo de 35 minutos y 22 segundos frente a los 39 y 17 segundos que tuvo que emplear su sucesor. Algo que contraviene, sobre el papel toda lógica, ya que el procesador del modelo de este curso es mucho más potente.

Colocando el aparato en un congelador, la cosa cambia rádicalmente. El tiempo se reduce de 39 minutos y 17 segundos a 27 minutos y 18 segundos. Unos guarismos y una situación que hacen que todo apunte a un culpable: el sistema de refrigeración. Parece que al mantener el chasis del anterior modelo, el sistema de refrigeración incorporado no es capaz de soportar el ritmo y la potencia que alcanza el i9 a pleno rendimiento. "El i9 en este MacBook no puede mantener su velocidad", afirmaba el 'youtuber' en su vídeo.

Estrangulamiento térmico


Aquí entra en juego una cosa que, en inglés, se conoce como 'throttling'. En una traducción un poco gruesa, podríamos hablar de 'estrangulamiento térmico', un proceso por el cual un componente electrónico reduce sus capacidades intencionadamente para evitar el sobrecalentamiento. Algo similar, pero no igual, a lo que ocurrió con los procesadores del iPhone 6S, que menguaba su rendimiento para salvaguardar la batería, si se detectaba que esta no estaba en plenas condiciones.

El mecanismo de estrangulamiento para evitar daños por sobrecalientamiento lastra al i9

El problema es que este mecanismo de protección parece activarse mucho antes de que el i9, en condiciones normales, alcanza su número máximo de 'revoluciones', haciendo que se maneje peor que un Macbook Pro de 2017 en tareas pesadas. Como habéis leído, sólo se conseguía revertir esta situación de una manera: introduciendo el equipo en un entorno lo suficientemente fresco. También existe otra opción: controlar manualmente la velocidad del ventilador para retrasar el punto de activación del estrangulamiento. Pero eso no es lo que se espera de un equipo que, de partida, cuesta 2.800 euros.

Más quejas

Habrá que esperar para comprobar si este problema afecta solo a los equipos gobernados por el i9, a la configuración básica (la de 2.800 euros) o también los equipos también de menor calibre. Son varios los usuarios que en Reddit han reportado problemas similares a los de Dave Lee.

Hay algunos que incluso han decido empaquetar de nuevo el equipo y devolverlo. Es el caso del usuario, como recoge Yahoo News, IDoHaveWorkToDo que aifrmaba: "Lo he devuelto hoy mismo. Nunca alcanzó la velocidad 'turbo' anunciada, ni tan siquiera una fracción de segundo. No puede mantener su frecuencia de reloj".
Compartir