Todo se puede aprender
...si se quiere.
Home » » Así será la Xbox del futuro

Así será la Xbox del futuro

25 de julio de 2018 | 21:20


El pasado mes de noviembre Microsoft lanzó su consola más potente, la Xbox One X, una máquina pensada para exprimir a fondo los juegos en resolución 4K y que ha servido para inyectar algo de energía en la división de ocio electrónico.

Era necesaria. A pesar de las buenas prestaciones de Xbox One y el empuje de la plataforma Windows dentro del mundo de los videojuegos, la Playsatation 4 de Sony ha vendido casi el doble de unidades desde su llegada al mercado, 80 millones frente a los 38 millones de consolas Xbox One que están ahora mismo instaladas en los hogares. Microsoft necesitaba recuperar la atención, tanto por parte de los usuarios como de los desarrolladores de juegos, con una máquina capaz de ofrecer mejores gráficos.

Pero el golpe definitivo de la compañía de Seattle podría llegar en 2020 con el lanzamiento de una nueva generación de consolas creada en torno a un nuevo servicio de streaming de videojuegos. Una estrategia que, por ahora, se conoce solo con el nombre en clave de Scarlett.

Scarlett, todavía un proyecto en desarrollo, no es una nueva máquina. Son dos. La primera es una consola que se podría considerar como heredera directa de la actual Xbox One X. Una máquina convencional pero evidentemente con mejores prestaciones gráficas, más potencia,... el salto habitual al que nos tiene acostumbrados la industria del videojuego.

La segunda consola sería una máquina mucho más simple porque en realidad sería sólo un cliente básico para el servicio de streaming de videojuegos en el que la compañía está trabajando y que por ahora sólo ha confirmado de forma un tanto vaga durante la pasada conferencia del E3.

Esta segunda Xbox no necesitaría grandes prestaciones porque la mayor parte del juego se ejecutaría en un servidor remoto. Esta estrategia la han intentado ya varios servicios como Onlive (ahora parte de Sony) o GeForce Now de Nvidia. Es problemática porque la latencia (el tiempo que tarda en llegar la información desde la máquina del usuario al servidor) puede ser incompatible con algunos tipos de juegos. Los rumores, no obstante, apuntan a que Microsoft habría encontrado una forma de reducirla de forma significativa delegando parte de los cálculos necesarios durante la partida en la máquina local.

No se sabe aún si el objetivo de Microsoft es poner ambas máquinas en el mercado o si están explorando ambas ideas con el objetivo de ver cuál tiene más sentido. En el caso de la primera consola la ventaja evidente es que se podría jugar a los juegos incluso cuando la conexión con los servidores del servicio de streaming no fuera posible, una característica importante en muchas regiones del mundo donde la calidad de las conexiones no es siempre óptima. La segunda idea, sin embargo, permitiría tener una máquina mucho más económica.
Compartir